TRADUCTOR-TRANSLATE

LOS DIEZ MANDAMIENTOS: 5º MANDAMIENTO: Honra a tu padre y madre, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 5
EL QUINTO MANDAMIENTO


El Quinto Mandamiento establece el respeto a la autoridad de la familia, de la comunidad, del gobierno nacional. Es la base de la paz y el orden en la sociedad. Como veremos más adelante, también esta Ley revela cómo podemos llegar a ser hijos de Dios (Juan 1:12).


La unidad familiar como base de la sociedad

Deut. 5:16 nos da el Quinto Mandamiento:

16 Honra a tu padre y a tu madre, como Yahweh tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados, y para que te vaya bien a ti en la tierra que Yahweh tu Dios te da.

Este mandamiento establece la primacía de las relaciones familiares, porque honrar al padre ya la madre es reconocer que son una fuente de vida que lleva consigo un nivel de autoridad que debe ser respetado y honrado. Este principio es visto por primera vez en el hecho de que Dios creó todas las cosas, y debido a eso, él tiene el derecho a ser honrado y obedecido.

Los padres no crean, sino que procrean, un poder subordinado para producir vida. La procreación, entonces, está inherentemente dotada de una autoridad que se deriva de la propia autoridad de la Creación de Dios.

En segundo lugar, este respeto a la autoridad de la familia también establece el orden en la sociedad y enseña responsabilidad a los niños. De hecho, si los niños aprenden a respetar a sus padres, luego serán capaces de respetar a todos los demás. Tratar a todas las personas con respeto es la base de todas las relaciones. La mayoría de las personas son conscientes de la enseñanza bíblica del amor al prójimo, pero la mayoría no han descubierto que el principal ingrediente del amor es el respeto.


La visión secular de la Familia

La visión darwiniana del mundo de la evolución ve orígenes de la familia en la naturaleza misma, más que en Dios. Por lo tanto, ellos ven los animales en su hábitat natural y asumen que el hombre fue originalmente parte de una "horda primitiva", dominado por un "padre primordial violento" que gobierna a los hijos y afirma derechos sexuales exclusivos sobre la madre y las hijas.

A esto, se suman el complejo de Edipo, que nos dice que los hijos rebeldes se defienden matando al padre y lo comen con el fin de poseer a la madre y a sus hermanas. Entonces su culpabilidad les llevó a establecer tres tabúes: el parricidio, el canibalismo y el incesto. Nos dicen que la religión era una consecuencia de esos tabúes.

El pensamiento evolucionista supone que no hubo un Creador y que nuestros primeros padres se levantaron con instintos primarios como los animales, en lugar de ser una creación perfecta, que más tarde se cayó por el pecado y luego degeneró hacia la amoralidad de tipo animal. Ven la naturaleza y el estado de fuerza bruta en algunos de los animales y suponen que esto es la forma en que se inició con nosotros. Por lo tanto, muchos de ellos también están convencidos de que hay que ir de "vuelta a la naturaleza", no sólo desnudándonos nuestra ropa, sino también en la "libertad" sexual de tipo animal y en las formas totalitarias del poder gubernamental basado en el miedo.

La psicología del pensamiento evolutivo prepara a las personas a pensar en términos del poder y la fuerza, en lugar de en la responsabilidad y el honor de la autoridad bajo Dios. Ellos ven el padre-animal como el dios original de la familia, y por lo tanto "dios" se define en términos del poder del auto-interés y la búsqueda de su placer personal. Su dios busca robar la propiedad de otro para obtener más sirvientes.

Sus filósofos a menudo hacen de destruir la estructura de la familia su misión, en la creencia de que esta es la única manera de que puedan tener éxito en la destrucción de la "superstición" (es decir, la creencia en Dios). Por lo tanto, Federico Engels (que promovió a Carlos Marx) cree que una familia monógama era la fuente de la brutalidad hacia las mujeres. Dijo que el matrimonio se basa en la idea de la esposa-esclava cuando, de hecho, la esclavitud es una consecuencia del comportamiento animal en la propia teoría de la evolución.


Honor piadoso vs. poder carnal

El honor tiene que ver con la responsabilidad personal en virtud de Dios para cumplir con nuestra palabra. Su sí es sí, y su no es no. Un hombre de fuerza, poder o energía lo utiliza para traer honor, en lugar del placer personal o el interés propio. Las relaciones familiares enseñan a los niños los primeros principios de honrar a la autoridad. Cuando el niño crece hasta la madurez, este hábito debe transferirse al gobierno de la comunidad y extenderse a los gobiernos nacionales y estatales.

Pero si un niño aprende que la paternidad es solamente acerca de ser más fuerte que los hijos, esos hijos se regirán por el pensamiento evolucionista y deshonrarán a ambos padres y los otros gobiernos. Cuanto más frecuentemente se hace esto entre la gente, más poder los gobiernos buscarán, y la libertad se erosionará y será reemplazada al final por el totalitarismo.

En un mundo perfecto de la conducta evolutiva, animal, auto-interesada, únicamente el gobierno totalitario basado en el miedo puede mantener unida a la sociedad. Las repúblicas verdaderas no funcionarían en absoluto. Nos quedaríamos reducidos a las democracias, por lo que todos los peones son iguales, ya que sirven a los agentes del poder de la élite. Como dijo Orwell en el capítulo 10 de su parodia clásica, Animales de Granja, "Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros".

El honor a los padres establece un gobierno centrado en Dios, mientras que la filosofía evolucionista secular conduce hacia la ley del más fuerte, por la ley de la selva y la supervivencia del más apto. El Reino de Dios está gobernado por la Ley de Dios, que está basada en el amor. Los gobiernos de los hombres pueden afirmar que son "un estado de derecho", y pueden simular el amor y las causas humanitarias, mientras se buscan consolidarse en el poder; sin embargo, una vez que el control se ha completado, el resultado es una nación de esclavos.

La diferencia radical es que el Reino de Dios no da soberanía hombre, sólo delega la autoridad, y a toda autoridad se le hace responsable ante el poder superior. Los gobiernos seculares no reconocen ningún poder superior al del hombre (u hombres) en la parte superior de la pirámide del poder. Por lo tanto, los hombres gobiernan para su propio capricho, basados en el principio fundamental de que "el bien" es lo que los mantiene en el poder, mientras que "el mal" es lo que podría apartarlos del poder. No reconocen que haya absolutos morales, tal como se encuentran en el Reino de Dios.


Los hijos tienen dos padres

El quinto mandamiento dice que los hijos honren al padre y a la madre. La larga vida es la bendición asociada con tal honor, como señala Pablo en Efesios 6:2 y 3,

2 Honra a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento con promesa), 3 para que te vaya bien, y que tus días se alarguen en la tierra.

Este mandamiento es el fundamento de la filiación, la promesa de la inmortalidad dado a los hijos de Dios. Sin embargo, cada hijo tiene dos padres: el padre y la madre. Los hijos de Dios no son diferentes. Tienen un padre celestial y una madre terrenal, tal como lo hizo Jesús.

Juan escribió en Juan 1:12,

12 Mas a todos los que le recibieron, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre.

Si tenemos el derecho de ser hechos hijos de Dios, ¿cómo podemos conseguirlo? La respuesta simple es tener fe en Jesucristo, que es un requisito previo para recibir el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es la semilla del Padre, y cuando (como "madres") somos cubiertos por el Espíritu Santo, Cristo es engendrado en nosotros. Pablo dice en 1 Cor. 4:15, "pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio" (KJV). En un sentido, Pablo era su padre, pero en el mayor sentido, Dios era su padre, que los había engendrado por el Evangelio. Además, le dice a la iglesia de Galacia, "estoy de nuevo en trabajos de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros" (Gal. 4:19). Por lo tanto, Pablo habla como si estuviera embarazado de la iglesia de Galacia, sufriendo dolores para verlos venir a un completo parto al final. Es así, también, con los creyentes individuales que han sido impregnados por el Espíritu.

Cuando una persona ha sido engendrada por el Espíritu, se dice que Cristo está vivo dentro de esa persona, como si él o ella estuviera embarazado de Cristo. Pablo describe esta condición en Colosenses 1:27 como "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria". En otras palabras, como creyentes somos como María, que fue cubierta por el Espíritu Santo (Lucas 1:35) y que más tarde dio a luz a Cristo de ella.

Los cristianos a menudo han perdido esta verdad, porque la mayoría de los traductores de la Biblia no distinguían claramente entre el parto y la procreación (y gestación). El problema es lo que en el original griego, la palabra gennao podría significar. Si se aplica a una mujer, significaba "dar a luz", ya que eso lo hacen las mujeres. Pero, dónde la palabra se aplica a el hombre, significa "engendrar", porque eso es lo que hacen los hombres.

En la Companion Bible, en las observaciones del Dr. Bullinger sobre la palabra "engendrado" en los primeros 17 versos de Mateo, señala:

Begat. Gr. Gennao. Cuando se usa del padre – engendrar o generar; y cuando se utiliza de la madre significa dar a luz en el mundo, pero no tiene el sentido intermedio, concebir.

Y así, por ejemplo, Juan 3:3 debería decir,

3 Respondió Jesús y le dijo: "En verdad, en verdad os digo, que el que no es engendrado de lo alto, no puede ver el reino de Dios".

La imagen hablada por Juan muestra a Dios como el Padre en el Cielo que está engendrando hijos en la Tierra. Lo que ha sido concebido en nosotros es "Cristo en vosotros". Tiene un Padre celestial y una madre terrenal. Somos la madre de ese niño, pero esa semilla Santa es también el verdadero yo de usted, porque es en lo que se está convirtiendo.

Por lo tanto, Pablo habla de los dos "yoes" en términos de diferentes identidades en Romanos 7:20. El "Yo"carnal no puede evitar el pecado, porque fue engendrado por Adán. El "Yo" espiritual no puede pecar, porque es nacido de Dios. Sabiendo esto, podemos entonces entender 1 Juan 3: 9 correctamente, que voy a parafrasear:

9 Lo que es nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y [Cristo en ti]no puede pecar, porque es nacido de Dios.

Pablo, entonces, muestra su lucha entre las dos identidades dentro de él. El "Yo" de Adán sigue la Ley del Pecado, porque su deseo es violar la Ley de Dios. El "Yo" de Cristo, sin embargo, sirve a la Ley de Dios. Romanos 7:25 dice,

25 ... Así que, por un lado, yo mismo con la mente [del espíritu] sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con mi [mente de la] carne a la ley del pecado.

Cada uno de los dos “Yo” de Pablo tiene una mente propia. El adánico "Yo"de Pablo ha sido condenado a muerte con Adán, mientras que el "Yo" Cristo de Pablo está destinado a la gloria.


El matrimonio precede a la Filiación

Con el fin de entender los orígenes de la Filiación, hay que dar un paso. El matrimonio adecuado es el requisito previo para la Filiación correcta. Sin un matrimonio legítimo, los hijos serán ilegítimos. No me refiero a las licencias de matrimonio o ceremonias de boda en las iglesias. Es más profundo que eso, ya que tiene mucho que ver con el tipo de alianza matrimonial que tenemos con Dios.

Para que el Espíritu Santo engendre a Cristo en nosotros, primero debemos estar casados con Dios; en otras palabras, tenemos que entrar en una relación de pacto con Dios. Cuando el Antiguo Pacto fue instituido en el Monte Sinaí, Dios se casó con Israel, porque a partir de entonces, los profetas hablen de Dios como esposo de Israel (Os 2:7). Cuando Israel adoró a otros dioses, los profetas la acusaron de adulterio (Jer. 3:8).

El Antiguo Pacto fue roto de la misma manera que los hombres y las mujeres rompen sus convenios matrimoniales. Por esta razón, Dios se divorció de la Casa de Israel (Jeremías 3:8; Oseas 2:2) y luego profetizó de un Nuevo Pacto (Jer 31:31). Iba a ser diferente del Antiguo Pacto, en que este Nuevo Pacto iba a escribir las Leyes de Dios en nuestro interior, en nuestro corazón, en lugar de en el exterior, en tablas de piedra.

Esta es la única manera de tener éxito alargo plazo. La Antiguo Pacto intentó forzar al viejo hombre de Adán a cumplir las normas divinas. Fracasó, y el matrimonio terminó en divorcio. Pero el Nuevo Pacto está basado en la obra del Espíritu en los corazones de los hombres, que escribe la Ley en los corazones para que cumplan con la Ley, no por fuerza, sino por naturaleza.

Esto se logra al engendrar a Cristo en nosotros, porque este nuevo hombre, esta semilla santa, ya cuenta con la Ley escrita en su corazón. Por lo tanto, no puede pecar, porque es nacido de Dios y tiene la naturaleza del Padre exactamente igual que como Jesucristo tenía la naturaleza de Su Padre.

A pesar de ello, todos tenemos complicaciones en nuestro embarazo, ya que no siempre seguimos la dirección de Cristo en nosotros. Cada vez que pecamos, es porque estamos siguiendo la voluntad del viejo hombre adánico, en lugar de la del nuevo hombre (Rom. 7: 15-17). En cierto modo, estamos llevando gemelos, al igual que Rebeca, que estaba embarazada de Jacob y Esaú, al mismo tiempo. Uno de ellos era el hombre espiritual, mientras que el otro era el hombre carnal. Así como Jacob y Esaú lucharon por el dominio en el útero (Gen. 25:22), así también lo hacen los dos "Yoes" que luchan dentro de nosotros.

Los problemas en el embarazo se complican aún más cuando los creyentes tratan de añadir el Nuevo Pacto a su sistema de creencias del Antiguo Pacto y a su forma de vida. El apóstol Pablo se encontró con este problema en la iglesia de Galacia, que estaba siendo partida en dos, por esta disputa. Los creyentes judíos de Jerusalén habían llegado para tratar de disuadirlos de la enseñanza de Pablo. Insistieron en que los creyentes griegos debían ser circuncidados, a fin de estar en una relación de pacto apropiada con Dios. La circuncisión del prepucio, argumentó Pablo, era la señal de la Antigua Alianza, mientras que la circuncisión del corazón era la señal de la Nueva (Rom. 2:28, 29). Los creyentes judíos, desde el día de Pentecostés hasta el día en que Jerusalén y su templo fueron destruidos en el 70 dC, habían tratado de cumplir con todos los rituales del templo, los sacrificios, y la circuncisión de ese viejo orden. No fue hasta que Dios destruyó el templo y que el sistema del Antiguo Pacto, que la mayoría fueron capaces de hacer la separación final y entrar en un matrimonio de Nuevo Pacto con Dios. Diremos más sobre esto más adelante.


¿Cómo honrar a nuestro Padre?

El ejemplo de Jesús es el modelo para todos los hijos de Dios que están destinados a cumplir con la Fiesta de los Tabernáculos y entrar en plena madurez como parte del cuerpo de Cristo. Pero la verdad fundamental de esto se encuentra en el quinto mandamiento, donde se nos manda honrar a ambos, padre y madre.

En primer lugar, hemos de reconocer al Creador como nuestro Padre Celestial. El cristianismo es único en que Jesús nos enseñó que podemos ir más allá de la servidumbre y de hecho llamar a Dios nuestro Padre. Ser un hijo de Dios es considerado blasfemia en algunas otras religiones. Esas religiones son incapaces de cumplir con el quinto mandamiento, excepto hacia sus padres terrenales.

Honrar a nuestro Padre celestial es creer Su palabra tal como se expresa en la Biblia, pues aunque hay algo de verdad en los libros sagrados de todas las religiones, ninguno de ellos presenta el carácter de Dios con total precisión. Todos ellos están en desventaja, ya que no reconocen a Jesucristo como la imagen misma de Dios y "la imagen misma de su sustancia" (Hebreos 1:3, NASB).

Honramos a nuestro Padre celestial por la fe, por la obediencia, y en última instancia por estar de acuerdo con Él. La fe es nuestra experiencia de Pascua; la obediencia es cierto aprendizaje de Pentecostés; y el acuerdo es Tabernáculos.

La fe honra a Dios, porque cuando creemos Su palabra y la tomamos en serio, esto le honra. Pero en el siguiente nivel la fe sin obediencia deshonra a Dios. Por lo tanto, "la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma", dice Santiago (2:17). Pentecostés está diseñado para enseñarnos la obediencia diaria al Espíritu. Sin embargo, incluso la obediencia no es la forma más alta de honor, porque incluso un obediente servidor puede estar en desacuerdo con su maestro y quejarse de las cosas que él es obligado a hacer. El verdadero honor es estar de acuerdo en que todo lo ordena el Padre es verdad, que es completamente justo, que es un gran y maravilloso plan, y que tenemos el privilegio de tomar parte en ello.


¿Cómo honrar a nuestra Madre?

La manera en que honramos a nuestro Padre está en disputa entre las religiones, cada una reclamando conocer el carácter del Creador. Prácticamente todos los cristianos están de acuerdo en que Dios es Su Padre, aunque su comprensión de esto es limitada. Su desacuerdo proviene principalmente en honrar a su madre espiritual, porque muchos no saben quién es su madre.

Pablo nos dice en Gal. 4:22-26,

22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. 23 Pero el hijo de la esclava nació según la carne [por parto natural], y el hijo de la libre por medio de la promesa. 24 Esto es alegóricamente hablando; porque estas dos mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí que engendra hijos para ser esclavos; que es Agar. 25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, porque ella está en esclavitud con sus hijos. 26 Pero la Jerusalén de arriba es libre; ella es nuestra madre.

El apóstol Pablo se ocupa de esta cuestión más que cualquier otro escritor bíblico. El asunto se reduce a una sola cuestión: ¿A quién reclama como su madre? ¿Qué "madre" está destinada a producir los herederos del Reino? ¿Qué ciudad es el centro, o la capital, del Reino de Dios?

La madre que reclama es la madre que honra. Sin embargo, sólo una de estas madres es el elegida para dar a luz al Hijo prometido que va a ser el heredero. Los hijos de Agar (el Viejo Pacto) pueden ser creyentes, pero no son herederos; los hijos de Sara (el Nuevo Pacto) son herederos.

¿Quién es su madre?

En el panorama general, la alegoría trata de ser hijo de la carne o hijo de la promesa. El hijo de Agar era un hijo de la carne (Gálatas 4:29), mientras que el hijo de Sara era un hijo de la promesa, nacido según el Espíritu, dice Pablo. Por lo tanto, vemos que los únicos hijos que pueden heredar el reino son aquellos que son engendrados (y nacidos) por el Espíritu, como Jesucristo fue engendrado por el Espíritu (Mateo 1:18).

Mientras que todo verdadero creyente tiene a Dios como su padre, sólo aquellos que dicen que su madre es Sara serán herederos. El problema no es su padre, sino su madre. Sólo Sara puede ser la madre de Isaac. Sólo el Nuevo pacto puede ser la madre de los herederos del Reino.

En otras palabras, Pablo dice que aquellos que tratan de añadir a Jesús al Antiguo Pacto han "caído de la gracia" (Gal. 5:4). Moisés fue el mediador del Antiguo pacto; Jesucristo es el mediador del Nuevo pacto. Uno sólo puede tener una relación matrimonial a la vez.

En otras palabras, no se puede permanecer en el judaísmo y honrar a Sara al mismo tiempo. Tampoco se puede considerar a Jerusalén como la madre elegida del Reino y todavía honrar a Sara. Hay que elegir entre las dos madres. La preocupación de Pablo era que los cristianos de Jerusalén no fueron capaces de liberarse de judaísmo y continuaban sacrificando en el templo y permanecieron en sumisión al sistema sacerdotal que había sido dictado "obsoleto" por la venida de Cristo (Heb. 8:13).

El Antiguo Pacto fue incapaz de producir las promesas de Dios, porque ellos estaban basados en los votos de obediencia de los hombres, junto con su capacidad de cumplir esos votos. Esto fue simbolizado por la circuncisión de la carne, la señal de la Antigua Alianza, que estos judíos cristianos exigían como requisito para entrar en una relación de pacto con Dios. En otras palabras, que estaban tratando de obligar a los hombres a la Antigua Alianza, que es Agar, la cual nunca podrían dar a luz a los hijos de Dios prometidos. Pablo defendió la circuncisión del corazón, que era la señal de la Nueva Alianza (Rom. 2:29), por lo que el Espíritu de Dios iba a engendrar a Cristo en nosotros y hacer un trabajo interior de obediencia por la dirección del Espíritu.

Así vemos que el problema de "¿quién es tu madre?" se extendió más allá del judaísmo hasta el cristianismo. El problema en la iglesia de Jerusalén, también había echado raíces en la iglesia de Galacia, mostrando que muchos cristianos también tenían un problema con el conocimiento de la identidad de su madre. ¿Deberían los hombres seguir una clase de cristianismo que honre a Agar, o uno que honre a Sara? ¿Qué Jerusalén es la capital del Reino?

En el primer siglo, esta cuestión se resolvió en gran medida cuando Dios contrató a los romanos para destruir Jerusalén en el año 70 dC (Ver Mateo 22:7). Agar fue "echada fuera", para que Sara pudiera ser reconocida por los creyentes cristianos de todo el mundo como su verdadera madre.

Sin embargo, en el siglo XX, el mismo problema ha resurgido de nuevo con el ascenso del sionismo cristiano y el movimiento mesiánico. Con el establecimiento del estado de Israel en 1948, seguido por la ocupación judía de Jerusalén en 1967, se sostuvo una vez más que Agar era la verdadera madre del Reino. Pero las apariencias pueden engañar. Al final, Dios de nuevo echará "fuera a la esclava y a su hijo" (Gal. 4:30) con el fin de validar a Sara como la verdadera madre y la ciudad capital del Reino.

Con la destrucción de Jerusalén, de nuevo, Dios volverá a resolver este conflicto, el día en que se cumplirá la profecía de Jeremías. En Jer. 19 el profeta se dijo que tomara una vasija vieja de barro y la destrozara en la Gehenna (el valle del hijo de Hinom). El estaba entonces profetizando su significado, como vemos en Jer. 19:10 y 11,

10 Y quebrarás la vasija ante los ojos de los varones que van contigo, 11 y les dirás: "Así dice el Señor de los ejércitos. 'Porque voy a romper este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de alfarero, que no puede ser reparada de nuevo'... "

En la época de Jeremías la ciudad fue destruida por Babilonia, pero fue reparada más tarde por Nehemías. En el año 70 dC Jerusalén fue destruida de nuevo, esta vez por los romanos, pero una vez más se reparó la ciudad. Se acerca el día, Jeremías dijo, cuando la ciudad será destruida de manera tan completa que "no puede ser reparada de nuevo". Ese día está pronto sobre nosotros.

Y así, Pablo está de acuerdo con Jeremías, diciendo en Gal. 4:30,

30 Pero ¿qué dice la Escritura? "Echa fuera a la esclava [Jerusalén] y su hijo, porque el hijo de la sierva no ha de heredar con el hijo de la libre".

A pesar de que la diferencia entre las madres que competían y sus hijos se resolvió cuando Abraham expulsó a Agar e Ismael, por lo que también la disputa del primer siglo se resolvió cuando Dios expulsó a Jerusalén para reivindicar la enseñanza de Pablo. Por desgracia, la misma controversia ha surgido una vez más en el siglo XX, lo que requiere que Dios resuelva el conflicto de nuevo, una vez por todas.

Honrar a Agar puede parecer que es cumplir con el quinto mandamiento para los que la reclaman como su madre, pero con el fin de ser un heredero, uno debe abandonar Agar y comenzar a honrar a Sara, como su propia madre.


Dos clases de matrimonio Relaciones

Ha habido mucha enseñanza sobre que la Iglesia está en una relación matrimonial con Jesucristo. Sin embargo, poco se ha enseñado acerca de los dos tipos de relaciones de matrimonio que Dios reconoce. De acuerdo con la Ley, una esposa libre tiene derechos que una esposa esclava no tiene. La historia de las esposas de Abraham, como lo explica Pablo en Gálatas 4, nos muestra que sólo una mujer libre disfruta de la clase de relación matrimonial que puede traer el heredero, su "Isaac", que es Cristo en vosotros.

Así que vamos a trazar esto desde el principio. En el principio Dios sacó o separó a Eva de Adán con el fin de crear un testigo doble en la familia. Ese es el propósito original del matrimonio, ya que cuando los dos son uno están en unidad, a pesar de que son dos personas distintas. En ese momento sólo había una relación matrimonial en la Tierra, y se caracterizaba por la unidad o acuerdo.

Después, el pecado entró en el mundo y, entonces, Dios puso a la mujer en sujeción a su marido, diciéndole en Génesis 3:16, "tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará". El cambio de relación era debido al pecado, no sólo al pecado original, sino a la condición general que posteriormente caracterizó a la humanidad.

Dios sabía que cuando el pecado entrara en el mundo, la unidad podría ser una de las primeras bajas. Los esposos y las esposas seguramente no estarían de acuerdo en muchas cosas, incluso si ambos buscaran conocer la voluntad de Dios. Por esta razón, era necesario crear una estructura de autoridad, de modo que el desacuerdo no resultara en parálisis.

Esta era una medida práctica, pero no refleja el patrón de matrimonio original que existía antes de pecar. La relación ideal matrimonio era estar en unidad, para que la autoridad fuera irrelevante. En otras palabras, si ambos cónyuges están de acuerdo, no habría necesidad de que uno ordenara al otro hacer cualquier cosa. Ambos conocerían la voluntad de Dios, y estar de acuerdo con el otro seguiría de manera instintiva. Pero hasta que volviéramos a recuperar lo que se perdió cuando el pecado entró en el mundo, Dios tuvo a bien dar a los hombres la autoridad familiar.

Mientras tanto, esta situación se jugó a gran escala con la introducción del Antiguo y el Nuevo Pacto. El Antiguo Pacto fue dado en el Sinaí en Arabia, la herencia de Ismael, hijo de la esclava (Gal. 4:25). El Nuevo Pacto se centra en la Jerusalén celestial, dice Pablo en el versículo 26.

¿Por qué el Nuevo Pacto no está centrado en la Jerusalén terrenal? ¿Por qué Jerusalén no está destinada a ser la capital del Reino? ¿Cómo se convirtió Jerusalén en Agar?

La razón principal es porque Jerusalén rechazó al Mediador del Nuevo Pacto, cuando vino como el Mesías. Su decisión los encerró en la Antigua Alianza del Sinaí y en la herencia de Agar e Ismael. El Judaísmo eligió permanecer bajo el Antiguo Pacto, dado en el Sinaí en Arabia. Por lo tanto, declararon que Agar era su madre y se convirtieron en ismaelitas los ojos de Dios.

Fue por esta razón que Dios finalmente honró su decisión y dio esa tierra y la ciudad a los descendientes de Ismael y al pueblo islámico en general. Ese lado de la profecía es, por supuesto, una historia larga y complicada, que he cubierto en mi libro, La Lucha por la Primogenitura (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html).

El punto que hay que entender en nuestro presente estudio es que los dos pactos son representados por Agar y Sara, como dice Pablo en Gálatas 4. Los dos pactos son convenios matrimoniales. Dios primero se casó con Israel en el Sinaí bajo el Antiguo Pacto, por el cual Dios se casó con una novia esclava que se compara con Agar. Esa relación sólo podía producir un "Ismael", un creyente pero no un heredero de la promesa. Sólo una relación de Nuevo Pacto con Dios, en el que se casa con una mujer libre, posiblemente puede traer a "Isaac", el elegido para heredar las promesas de Dios.

La religión del Antiguo Pacto toma muchas formas, incluyendo el Islam, el judaísmo, y gran parte del mismo cristianismo. Se ve dondequiera que los hombres se someten como sirvientes, esclavos, o siervos-esclavos a Dios o a una jerarquía religiosa o denominación. Todos ellos tienen un hilo en común: convertirse en el mejor de los esclavos de Dios. No saben de nada superior a eso; saben poco o nada de llegar a ser hijos de Dios.

El matrimonio de Antigua Alianza de Israel terminó en divorcio, porque la esposa de Dios se negó a ser obediente. Su rebelión y adulterio con otros dioses finalmente causaron que Dios la diera un certificado de divorcio en Jeremías 3:8,

8 Y ella vio que por todos los adulterios de la infiel Israel, yo la había despedido y le había dado un certificado de divorcio, sin embargo, la pérfida Judá su hermana no tuvo temor; sino que ella también fue y fornicó como una ramera.

En otras palabras, la casa del norte de Israel se divorció de Dios, pero la casa del sur Judá también era una ramera. No hay registro de que Dios se divorciara de Judá, por supuesto, porque ella todavía tenía que dar a luz a Jesucristo. No podía nacer legítimo a través de Judá, si Dios se hubiera divorciado de ella antes de Su nacimiento.

La historia del matrimonio de Judá sigue un camino diferente al de Israel. Jeremías 24 divide en dos grupos a Judá, representados como higos buenos y malos. Estos, obviamente, eran de diferentes higueras, como la historia muestra. En tiempos de Jesús, los higos malos, que estaban en rebelión contra Dios por negarse a someterse al juicio divino, fueron los que eligieron el camino de Barrabás, el ladrón-rebelde, al tiempo que rechazaron el camino de Jesús, el Príncipe de Paz. Los higos buenos eran los discípulos, quienes aprendieron de Jesús por Sus enseñanzas y por Su ejemplo, que se contentaron con el dominio romano, sabiendo que estaban en el Reino de Hierro que Dios había facultado (Daniel 2:33).

Es irónico que los higos malos fueran los que querían ser libres externamente, pero no se dieron cuenta de que internamente eran esclavos de su propia naturaleza rebelde. Del mismo modo, los higos buenos eran los que estaban libres internamente, mientras que se contentaban con la servidumbre externa en su relación con Roma.


Por lo tanto, vemos que la posición política externa de uno no determina la relación de uno con Dios, ni la esclavitud externa indica una relación Agar. Los esclavos de la tierra pueden disfrutar de una relación del Nuevo Pacto con Dios, así como los hombres libres pueden ser esclavos de la Antigua Alianza. Del mismo modo, no tiene nada que ver con la raza o el género, como indica Pablo en Gal. 3:28,

28 No hay ni judío ni griego, no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Los judíos y los israelitas pueden ser ismaelitas espirituales de Agar, mientras ismaelitas físicos pueden llegar a ser hijos de Israel por medio de Sara y la Nueva Alianza. Depende del tipo de relación que tengan con Dios. ¿Qué "madre" nos gusta y apoyamos? Es la vieja Jerusalén nuestra madre, o se trata de la Jerusalén celestial?


Aplicaciones prácticas para nuestros matrimonios

Una vez que entendemos la diferencia entre los dos tipos de matrimonio en la Escritura, tenemos la oportunidad de mejorar nuestros propios matrimonios entre marido y mujer. De hecho, el matrimonio es la forma más natural en la cual podemos aprender estos principios básicos y ponerlos en práctica en la vida diaria. Eso sólo será posible en la medida en que ambos cónyuges son capaces de escuchar la voz de Dios. Si cualquiera de las partes tiene problemas en ese sentido, entonces, una relación del Nuevo Pacto no es posible.

Pero si ambos han desarrollado sus oídos espirituales, entonces Dios puede hablar con los dos por igual. Cuando se compara la Palabra del Señor que cada uno ha recibido, las palabras coincidirán, incluso si incluyen diferentes detalles de Su voluntad. Pero si uno quiere ir al norte y otro al sur, y la oración no resuelve la diferencia, entonces al final uno tendrá que someterse a la voluntad del otro. En ese caso, la autoridad prevalece sobre el acuerdo, y la relación se revierte a un arreglo matrimonial Antigua Alianza.

Algunos han tratado de establecer un matrimonio Nueva Alianza, pero terminan por coaccionar para un acuerdo, a menudo de maneras sutiles. Esto es sólo una relación de Pacto Antiguo envuelta en un atuendo de Nuevo Pacto. El matrimonio fue establecido como un testigo doble en la familia, y un testigo verdadero no puede ser obligado a un acuerdo. Un testigo genuino debe escuchar a Dios de forma independiente, de lo contrario, será una manipulación de uno de los testigos. El esposo y la esposa deben confiar en que el otro escucha correctamente y tanto sólo deben querer saber la Palabra que Dios ha hablado al otro.

No debe haber ningún indicio de que cualquier palabra contradictoria estará mal, o de que conseguir una palabra tal dará lugar a una reprimenda, mala voluntad, o castigo de ningún tipo. Si la relación no se basa en la confianza de la capacidad del otro para oír, entonces todavía no está basada en la Nueva Alianza. Sin confianza completa, siempre habrá un temor de desacuerdo que será subsanado por la coacción.

Por esta razón, es más difícil de conseguir "volver al Edén" de lo que las personas piensan. Sin embargo, si nos fijamos en esto desde el punto de vista de un viaje, es menos desalentador. Debemos poner en práctica estos principios hasta lograr un 50%, o el 80% o el 95% de la meta. Tal vez algún día incluso podamos llegar a ese destino perfecto.

Los que no están casados están bajo cierta desventaja, ya que no pueden ser capaces de practicar el matrimonio. Sin embargo, Dios ha establecido otras relaciones, como Pastor / Iglesia o incluso entre amigos, por las que un hombre o una mujer pueden obtener un doble testimonio para conocer la voluntad de Dios.

Para un estudio más completo sobre estas cosas, véase mi libro, Antigua y Nueva Alianza Matrimonial (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/folleto-antiguo-y-nuevo-pacto.html).

Esto completa la primera mitad de los Diez Mandamientos. Estos cinco se resumen en la mayor Ley en Deut. 6:5,

5 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Amamos a Dios mediante el reconocimiento de Su derecho a gobernar la Tierra, por el oír y obedecer Su voz sin distorsiones causadas por los ídolos del corazón, mediante el reconocimiento de él como juez del Tribunal Supremo Celestial, al conformar nuestra vida con el Plan Divino de la historia profética, y aprendiendo a convertirnos en Manifiestos Hijos de Dios.


Los últimos cinco mandamientos se resumen en el segundo gran mandamiento: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Lev. 19:18).

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-ten-commandments/chapter-5-the-fifth-commandment/