TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera Corintios 15 (7) - EL ORDEN DE LA RESURRECCIÓN (1), Dr. Stephen Jones


19/09/2017



Pablo dice en 1 Corintios 15:22-24 dice:

22 Porque como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su orden [tagma, "escuadrón"]; Cristo las primicias, después aquellos que son de Cristo en su venida, 24 entonces vendrá el fin, cuando Él entregue el Reino al Dios y Padre, cuando haya abolido todo dominio y toda autoridad y poder.

"Todos serán vivificados", dice Pablo, así como todos murieron en Adán. Pero no todos se resucitarán al mismo tiempo. En otras palabras, hay más de una resurrección, y todos estarán "en su propio escuadrón". El uso de Pablo de este término militar muestra que las resurrecciones no ocurren individualmente para cada individuo. Hay algunos que dicen que la resurrección sucede cuando una persona obtiene la fe en Cristo, o cuando es bautizado. De hecho, la vida de resurrección es imputada a cada persona por la fe, como vemos en Romanos 6:5, pero esta no es la resurrección que Pablo estaba discutiendo aquí.

En este capítulo de la resurrección Pablo estaba pintando un cuadro mucho más grande, mostrando primero el problema que comenzó con Adán, y luego mostrando cómo ese problema debe ser vencido por Cristo hacia el final de la historia. En otras palabras, "en Cristo todos serán vivificados, pero cada uno en su propio orden (escuadrón)". No todos serán levantados al mismo tiempo.

Por lo que he podido decir, los rabinos del judaísmo no contemplaron más que una sola resurrección al final de la era. Discutieron el alcance de la resurrección, por supuesto. Algunos pensaban que sólo los israelitas estarían en la resurrección; otros pensaron que incluiría a toda la humanidad. Ellos estaban de acuerdo en que los muertos serían juzgados en un Gran Juicio Final en la resurrección, pero no tenían idea de que habría más de una resurrección con mil años de diferencia (como dice Juan en Apocalipsis 20: 5).

Juan nos dice claramente que mil años separarán las dos resurrecciones. Algunos erróneamente disputan esto con el argumento de que chilia, la palabra de Juan para "mil", es plural. Pero esas objeciones se basan en un malentendido básico de la gramática griega, que insiste en que el adjetivo debe estar de acuerdo con el sustantivo que describe. Dado que la frase completa es "mil años", chilia debe estar de acuerdo con la palabra "años", que es plural. Por lo tanto, chilia es la gramática adecuada.

Además, el pensamiento rabínico ya había expuesto la idea de un Milenio sabático conocido como la Era Mesiánica, que iba a ser la culminación de la Gran Semana. Por lo tanto, la Enciclopedia Judía, bajo el epígrafe "Mesías", define el término de esta manera: "El nombre o título del rey ideal de la era Mesiánica".

Juan no nos da ninguna razón para creer que él difería de este punto de vista. Es muy improbable que Juan hubiera mencionado los mil años sin corregir la visión existente, si difería de la visión judía común. En años posteriores, el pensamiento judío adoptó cada vez más el punto de vista griego, sustituyendo la inmortalidad del alma por la resurrección. Sin embargo, Juan no da ninguna indicación de que él mismo había adoptado la opinión griega.


El primer escuadrón
Pablo no menciona la Edad Mesiánica de mil años de Juan entre las dos resurrecciones. Sin embargo, Pablo distingue entre las resurrecciones, y de esta manera su enseñanza coincide con la de Juan en el libro de Apocalipsis.

El primer escuadrón es "Cristo las primicias". Esta traducción parece ser exacta, dado que algunos versículos anteriores en 1 Corintios 15:20 se dice que Cristo es "primicias de los que duermen"; sin embargo, Jesucristo era un individuo, no un escuadrón. Habiendo establecido ya el hecho de la resurrección de Jesús en el versículo 20, Pablo ahora ha vuelto su atención en el versículo 23 a "los que duermen". Por esta razón, creo que esto debería traducirse, "las primicias ungidas", refiriéndose al primer escuadrón de creyentes levantados de entre los muertos. Estos serían los levantados en "la primera resurrección" (Apocalipsis 20:5,6). El término, creo, viene de la Ley en Levítico 23:11-13, que habla de la Gavilla de Cebada que se debía mecer en el templo el primer domingo después de la Pascua. Como ya hemos demostrado, esto era conocido como el primero de los primeros frutos; es decir, la primera de tres ofrendas de primeros frutos del año.

De esta Gavilla de Cebada, leemos en Levítico 23:13,

13 Su ofrenda será entonces de dos décimas de flor de harina amasada [balal] con aceite, ofrenda encendida para Yahweh como aroma agradable, con su libación, la cuarta parte de un hin de vino.

La palabra hebrea balal también puede traducirse como "ungido", como vemos en el Salmo 92:10, donde leemos: "He sido ungido con aceite fresco". Así que la ofrenda de cereal de la primera de las primicias se dice que es una ofrenda ungida de primicias.


El Segundo Escuadrón
Las tres ofrendas de primicias de cada año (cebada, trigo, uva), ofrecidas en cada una de las tres fiestas principales, son proféticas de esas personas ("escuadrones") que se ofrecen a Dios. La Compañía de la Cebada de Vencedores es el primer y más pequeño escuadrón que se presentará a Dios y se le será dada vida inmortal. Este es un número muy limitado de personas, porque Juan dice en Apocalipsis 20:5,

5 El resto de los muertos no resucitó hasta que los mil años se completaron. Esta es la primera resurrección.

El siguiente versículo nos dice que sólo a creyentes se les dará vida inmortal en la Primera Resurrección. En la próxima resurrección "los muertos, los grandes y los pequeños" (Apocalipsis 20:12) serán convocados al Gran Trono Blanco para el juicio. Esto es también "el resto de los muertos" del versículo 5. Por lo tanto, cualquiera que no resucitó en la Primera Resurrección será resucitado en la Segunda mil años después.

Esta Resurrección Segunda o General, entonces, es el segundo "escuadrón" de la exposición de Pablo. Pablo describe este escuadrón en 1 Corintios 15:23, diciendo: "Después de los que son de Cristo en Su venida". La mayoría de la gente asume que la "venida" de Cristo se refiere a la Segunda Venida de Cristo; pero la palabra traducida como "venida" es parousia, que significa "presencia". ¿Qué "presencia" (o venida) es ésta? Si el primer escuadrón ya ha sido levantado antes en la Segunda Venida de Cristo, entonces esta debe ser otra ocasión. De hecho, es donde el segundo escuadrón, junto con el resto de los muertos, son convocados al Gran Trono Blanco para estar en la presencia de Cristo. En otras palabras, no es la ocasión en que Cristo deja Su trono para venir a ellos, sino cuando son convocados al trono de Cristo. La frase griega literalmente lee, "en la presencia de Él", como lo dice la Diáglot Enfatizada. El pueblo es convocado a Su presencia.

Juan y Pablo estaban de acuerdo, aunque usaron palabras diferentes para describirlo. Sin duda Juan recordó las palabras de Jesús en Juan 5:28,29, donde describió esta Resurrección General, diciendo:

28 No os maravilléis de esto; porque viene una hora en la que todos los que están en los sepulcros oirán su voz, 29 y saldrán; los que hicieron las buenas obras a una resurrección de vida, los que cometieron las malas acciones a una resurrección de juicio.

En este "escuadrón", tanto los creyentes como los no creyentes serán resucitados. Jesús dice que los creyentes serán resucitados "a una resurrección de vida", mientras que los incrédulos serán resucitados "a una resurrección de juicio". Así que está claro que la Primera Resurrección mil años antes no incluirá a TODOS los creyentes, sino sólo una parte de ellos. Los que han sido resucitados en la Primera Resurrección están llamados a "ser sacerdotes de Dios y de Cristo y reinar con Él durante mil años" (Apocalipsis 20:6).

Obviamente, entonces, el resto de los creyentes (Nota del traductor: vivos al momento de la Parousía, ya que los creyentes muertos no vencedores no serán levantados hasta el final del Milenio), aunque no llamados como gobernantes, ciertamente serán llamados como ciudadanos del Reino. Sin embargo, no recibirán la inmortalidad hasta el juicio del Gran Trono Blanco. Jesús dice que estos creyentes recibirán su recompensa al mismo tiempo que los incrédulos son juzgados.

Así las Escrituras pintan un cuadro de la gran Edad Mesiánica, la culminación de las edades, las edades de las edades (aionas ton aionian, usado en Hebreos 13:21, 1 Pedro 5:11, Apocalipsis 1:6, etc., pero se traduce erróneamente "por los siglos de los siglos". La primera de estas edades es la Edad Mesiánica de mil años, durante la cual los vencedores del primer escuadrón reinarán con Cristo en la Tierra en cuerpos inmortales. La segunda edad comenzará con el Juicio del Gran Trono Blanco y continuará, como dice Pablo, cuando el último enemigo (la muerte) es destruido y todas las cosas hayan sido puestas bajo los pies de Cristo.


El tercer escuadrón
Comenzando en 1 Corintios 15:24, Pablo habla del tercer escuadrón, diciendo:

24 entonces viene el fin, cuando Él entrega el Reino al Dios y Padre, cuando Él haya abolido todo dominio y toda autoridad y poder.

Esto es "el fin", es decir, la meta (telos), el resultado final del Plan Divino para Su Creación. El fin no llega hasta que "Él haya abolido todo dominio y toda autoridad y poder". Él no planea abolir Su propia autoridad, por supuesto, sino el poder del pecado y la muerte. El poder de los gobiernos terrenales terminará en el Gran Trono Blanco, pero hay más por abolir.

En el Gran Trono Blanco, no habrá incrédulos, porque entonces la verdad será evidente para todos. Nadie será capaz de discutir su caso ante el Juez o de disputar Sus veredictos. Esto es cuando, como dice Pablo, cuando toda rodilla se doblará, y toda lengua confesará a Cristo (Filipenses 2:10,11). O, como dice Isaías 45:23,24, "a mí se doblará toda rodilla, y toda lengua jurará fidelidad".

Todos los incrédulos, entonces, serán juzgados por la Ley según sus obras (Apocalipsis 20:13). Esta es la "ley de fuego" que Moisés describió en Deuteronomio 33: 2 KJV. Es el mismo "río de fuego" que procede del Trono de Fuego en Daniel 7:10. Este "río" es el proceso del Juicio Divino, donde Sus veredictos son emitidos desde el Trono sobre la gran masa de la humanidad. Cuando todos sus veredictos han sido rendidos, este río se convierte en un "lago de fuego" (Apocalipsis 20:14,15).

El fuego nunca fue concebido para ser tomado literalmente. La Escritura muestra claramente que el carácter y la naturaleza de Dios se representa metafóricamente como fuego (Deuteronomio 5:24,25,26). La mayoría de la gente ha tenido miedo de este fuego, pensando que era literal, y así se retrajeron, no queriendo morir en sus llamas; pero lo entendieron mal, porque el fuego de Dios fue diseñado sólo para matar la carne, para hacer que la gente se parezca a Su imagen, no para torturar a la gente o para destruirla. Moisés lo sabía, y por eso subió el Monte a la presencia ardiente de Dios.

La Edad del Juicio será un tiempo (probablemente 42000 años - 6 x 7000, de un total de 49000 - 7 x 7000 desde la creación hasta el fin) en el que los antiguos incrédulos deberán pagar por sus pecados, porque no supieron cómo presentar su caso adecuadamente en la Corte Divina. Tal es la naturaleza de la incredulidad. En lugar de tratar de establecer sus buenas acciones con el intento de superar sus malas acciones, deberían haber reclamado la muerte de Cristo como pago por sus pecados.

El Juez entonces suma la deuda que cada pecador debe pagar, porque todo pecado es contado como una deuda. Puesto que ninguno de ellos puede pagar su deuda, debe ser "vendido" a esclavitud (Éxodo 22:3). Creo que el Juez venderá cada pecador a un creyente, a quien entonces se le dará autoridad sobre él y se le encomendará la responsabilidad de enseñarle justicia. Así que Isaías 26:9 dice: "Cuando la tierra experimenta tus juicios, los habitantes del mundo aprenden justicia".

La era del juicio, entonces, será usada para enseñar a estos nuevos creyentes los caminos de Dios. Sus redentores ejercerán autoridad sobre ellos y serán responsables de mostrarles mediante su ejemplo el carácter justo de Cristo. De esta manera, crecerán espiritualmente hasta un lugar de madurez. De esta manera, todo dominio, autoridad y poder que sea contrario a la naturaleza de Cristo será lentamente abolido.


Al final de la Edad del Juicio, todavía habrá mucho que quedará pendiente de pagar, pero en ese momento la Ley exigirá un Jubileo, en el que toda la deuda restante se cancelará, y cada hombre volverá a su herencia (Levítico 25:10,11,12,13). Tal gracia es exigida por la Ley, que es la expresión del carácter de Dios.

Etiquetas: Teaching Series
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

SEÑALES DEL REINO, God's Kingdom Ministries

Sep 18, 2017

El huracán José dejó un poco de lluvia en la costa este la semana pasada, pero ahora el huracán María está golpeando las Islas Leeward, siguiendo el mismo camino que Irma tomó hace poco tiempo.
María ahora tiene vientos de 120 mph y se espera que aumente a un huracán importante en los próximos dos días.
Es interesante que tengamos huracanes llamados José y María tal como está ocurriendo con la señal del 23 de septiembre en los cielos (basada en Apocalipsis 12). Esa señal es la Virgen que trae al Rey.
Algunos, por supuesto, están prediciendo el fin del mundo el 23 de septiembre. En cuanto a mí, estoy ansioso por lo que viene después, porque está claro para mí que Tabernáculos este año es el punto de partida para el Ministerio de Puertas Abiertas, el Evangelio del Reino comienza a salir para ser predicado al mundo entero según Mateo 24:14. Jesús dijo allí que "el fin" no vendrá sino hasta que el Evangelio del Reino haya sido predicado como un testimonio a "todas las naciones". (NOTA DEL TRADUCTOR-ADMINISTRADOR: Esto está en total sintonía con la interpretación de la visión que dio lugar a nuestro libro y blog FINISTERRE AL BORDE DEL JORDÁN; así comienza nuestro libro, con el mismo texto de Mateo 24:14; véase la imagen-captura de pantalla del blog arriba).
Hasta ahora, el Evangelio de la Salvación ha sido predicado, pero no el Evangelio del ReinoLas naciones han recibido un evangelio parcial, porque la Iglesia no ha entendido realmente el Evangelio del Reino. Muchos ahora están empezando a despertar y ver que el Reino es algo más grande, pero hasta ahora, la mayoría han asumido que la Iglesia era el Reino.
El hecho es que la Iglesia ha sido un reino modelado según del Reino de Saúl. Pero Saúl no era de Judá, sino de Benjamín, de modo que no podía cumplir las profecías del Reino sino de una manera menor. El reino de Saúl ha terminado después de los 40 Jubileos de historia de la Iglesia, y ahora estamos en la transición al reino de David (o José, dependiendo de cómo lo vean).
Sólo entienda que las noticias son buenas para nosotrosIncluso las cosas malas obran juntas para bien de los que le aman (Romanos 8:28). Si hay alguna mala noticia, esta es para el reino de Babilonia que está cayendo, y también es una mala noticia para todos los que se identifican con Babilonia de alguna manera. Puede medirse la participación de alguien con Babilonia según el factor de miedo de esa personaCuando los babilonios están temerosos, los vencedores se regocijan, porque Dios nos está liberando.
Tenemos un gran futuro por delante. Mientras gran parte de la Iglesia tiene sólo un anticristo y una tribulación para mirar en su futuro, nosotros esperamos un Reino que no puede ser conmovido.
Tenga en cuenta que la señal del 23 de septiembre de la Virgen dando a luz al Rey (es decir, el planeta del Rey, Júpiter) es una señal de un acontecimiento que viene, no el evento en síCuando usted ve una señal de tráfico, le dice qué puede esperar en el camino por delante. Júpiter fue llamado Zedek por los judíos. Zedek es "justicia". Jerusalén fue llamada la Ciudad de Zedek, o la Ciudad de la Justicia (Isaías 1:26). En realidad es la Nueva Jerusalén la que es la Ciudad de Justicia, porque la ciudad vieja, siendo carnal, no cumplió ese llamado.
Por lo tanto, la señal en los cielos que viene esta semana es una señal del nacimiento de la Nueva Jerusalén, así como de la Segunda Venida de Cristo como el Rey de Justicia y el Rey de Salem (Hebreos 7:1,2). El 21 de agosto vimos un eclipse solar pasar por siete ciudades llamadas "Salem" desde la costa oeste hasta la costa este. Esa señal significaba la desaparición de la Antigua Jerusalén, y ahora la señal del 23 de septiembre es acerca del ascenso de la Nueva Jerusalén.
Que esto sea una buena noticia o mala depende de la ciudad (la Vieja o la Nueva) que usted considere como su madre espiritual. Pablo nos dice en Gálatas 4 que la Jerusalén terrenal es Agar, y la Jerusalén celestial es SaraÉl dice que nuestra madre es Sara, la Nueva Jerusalén (Gálatas 4:26), mientras que aquellos que consideran a la Jerusalén terrenal, la Vieja, como su madre son simples hijos de la carne, hijos de la esclava. Tales hijos no son herederos del Reino, dice Pablo.
Las señales nos dicen estas cosas, pero no muchos entienden las señales. Uno debe conocer las Escrituras para entender el significado de las señales. Cuando los cielos declaran la gloria de Dios, "no hay mensaje, no hay palabras; no se oye su voz" (Salmo 19: 3). Debemos proporcionar nosotros las palabras para que las señales puedan ser entendidas (es decir, conocer las Escrituras lo suficiente, como para poder entender e interpretar las señales).
El nacimiento del Rey de Apocalipsis 12 ya tuvo lugar cuando Jesús nació en Belén, pero se repite hoy en un nivel superior para significar la Segunda Venida de CristoLa señal de Apocalipsis 12 es seguida por otra señal, mostrando al Dragón Rojo tratando de devorar al Rey tan pronto como nace. Esto fue originalmente cumplido por el rey Herodes, el edomita, porque Edom significa "rojo". Él era la manifestación del Dragón Rojo en ese momento. Esta vez, el Dragón Rojo volverá a intentar devorar lo que está naciendo; pero una vez más, fracasaráDios tal vez quiera instituir una campaña de oración después del 23 de septiembre para enfrentar este peligro; todavía no lo sé, pero sospecho que esta campaña de oración está por llegar.
Me parece que es el Ministerio de Puertas Abiertas lo que se está iniciando este añoEl "Hijo Varón" (KJV) no es solo Jesús mismo, sino que también incluye Su cuerpo, que ahora está emergiendoEsta emergencia culminará en algún momento con la Manifestación de los Hijos de DiosNo he visto evidencia real de que esta manifestación ocurra este año. Sin embargo, como siempre, lo sabremos por la Fiesta de las Trompetas, que este año cae el 21 de septiembre. Si la resurrección de los muertos ocurre el 21 de septiembre, entonces sabremos que tendremos dos semanas hasta que los vencedores vivos sean transformados (nacidos) en el Primer día de Tabernáculos de este añoLuego serían presentados en el Octavo día de Tabernáculos, y luego serán "Manifestados" al mundo el mismo día.
Creo, sin embargo, que este año (2017) es el Ministerio de Puertas Abiertas (Último Gran Avivamiento) lo que se está dando a luz. Es un gran paso, pero todavía no es el cumplimiento final de las Fiestas de OtoñoMateo 24:14 es un poco oscuro, pero podemos interpretar que esto significa que la venida de Cristo ocurrirá sólo después de que el Ministerio de Puertas Abiertas haya tenido tiempo de terminar su obra a "todas las naciones", dijo Jesús,  "y entonces vendrá el fin vendrá". Él no definió "el fin", pero ya que Él estaba respondiendo a la pregunta de los discípulos en Mateo 24:3 acerca de la venida de Cristo y el fin del mundo, el final parece significar "el final de la Edad".
Para el próximo año debería quedar claro, de una manera u otra, si el Ministerio de Puertas Abiertas realmente ha comenzado, o si es sólo otro cumplimiento parcial como hemos visto en años pasadosUna se demuestre positivamente que si ha comenzado, entonces podemos comenzar a discernir la duración de ese Ministerio en términos de "el fin de la Edad".
Estamos viviendo tiempos emocionantes.

Dr. Stephen Jones

EL PODER DE LA LLAMA - Cap. 3: LA TABERNA TÍPICA, Dr. Stephen Jones



Cabalgamos con Manoa y Naama hasta el cruce donde los habíamos conocido antes. Séfora y yo nos detuvimos allí. -"Aquí es donde debemos separarnos de ti" -le dije a Manoa. "Tenemos negocios en Timnat. Ahora que has dejado la dote, no deberías estar en peligro de ser robado cuando vuelvas a casa.

"Fue bueno verte de nuevo, Naama," dijo Séfora.

"Sí, lo disfruté mucho", respondió. “¡Shalom!”

Con eso, Manoa persuadió al burro hacia adelante y continuó el viaje de vuelta a Zora. Nos volvimos hacia el sur y cruzamos el puente, tomando el camino hacia la puerta de Timnat. -¿Qué tal tu visita a Dogma? -le pregunté a Pegaso.

"Es Dugma", dijo Pegasus con una carcajada.

-Dogma, Dugma ... se escribe lo mismo en hebreo -le dije-. "De alguna manera, Dogma parece más apropiado. Lo llamaré Dogma.

-"Entonces es Dogma" -respondió Pegaso-, "porque tienes la autoridad de dar nombre a los animales. 17 Dogma me dijo que Sansón conocía a Eglá desde que eran niños y que Sansón siempre la amó. Los perros entienden el amor, ya sabes, porque viene naturalmente a ellos. El amor tiene un aroma dulce, que sus narices pueden distinguir de todos los demás olores".

"¿En serio?" Dije con sorpresa. "De hecho, son bienaventurados".

"Los perros son fieles por naturaleza", agregó Pléyades, pero cuando olfatean el amor, se convierten en el mejor amigo del hombre".

"Con la posible excepción de los caballos", añadió Pegaso rápidamente.

-"Por supuesto" -dije-. "Pero los caballos tienen otros dones especiales, tales como pies rápidos, ojos para ver lejos, y oídos para escuchar lo que aún no se ve".

-"No olvides nuestras mentes agudas" -respondió Pegaso-. "También somos mejores matemáticos y físicos que los perros".

"Todos tenemos dones diferentes del Creador", dije. "Cada uno es único y maravilloso, bien adaptado a todos, grandes y pequeños. Creo que Dogma será nuestros ojos y oídos en esta Tierra".

Llegamos a la puerta de Timnat, y el guardia nos reconoció de nuestro viaje anterior. Nadie podía olvidar los hermosos caballos que montábamos, y todos los filisteos admiraban su fuerza y valoraban su velocidad. Después de un saludo, pasamos por la puerta de la ciudad y nos dirigimos al establo al lado de la posada.

Mirando por la calle, pudimos ver la Torre del Poder, donde el Consejo de Gigantes se reunía de vez en cuando. Era el edificio más alto de Timnat y era el lugar donde habíamos establecido las leyes que ataron a los filisteos durante el tiempo que se les dio para gobernar a Israel.

Caminamos por la calle principal más allá de la tienda del herrero, que estaba ocupado afilando herramientas. Al otro lado de la calle había un santuario de Thuban, donde los peregrinos podían venir a rendir homenaje a la gran Pitón, y, por una cuota, ganar algo de suerte en un mundo de otra manera desafortunado.

La calle luego nos trajo al establo al lado de la Taberna Típica. "Dale a los caballos tu mejor puesto, y asegúrate de que esté limpio", le dije al muchacho de la cuadra. "Si cuidas bien de ellos, te pagaré bien".

-"Sí, señor" -dijo el muchacho con entusiasmo-. Pude ver que le encantaban los caballos, lo cual, sin duda, era el por qué trabajaba en el establo.

Sippore voló y aterrizó sobre el hombro de Séfora. Luego entramos en la posada. En la planta baja estaba la taberna, llena de mesas y sillas. Olía a vino, pero parecía estar limpio para los estándares normales de ese tiempo y lugar. Unos cuantos invitados ocupaban las mesas almorzando tarde, y sabíamos que más vendrían después de que el sol se hubiera puesto. Una mujer joven estaba sirviendo bebidas.

"Nos gustaría su mejor habitación para la noche", le dije al propietario.

"Eso le costará un pey", respondió. "Las comidas están incluidas; las bebidas son adicionales. Y si su paloma hace un lío, debe limpiarlo después o pagar extra. ¡Estas son una posada y una taberna limpias!"

-"Entendido" -dije-. "Nos alegra oír de su preocupación por la limpieza, y vamos a mantener todo tan limpio como lo encontremos".

Terminamos el trato y nos llevaron a nuestra habitación encima de la taberna. Era escasa, pero limpia. Los colchones gruesos en las camas estaban rellenos de paja y algodón, haciéndolos sorprendentemente cómodos. La noche probablemente no sería tan tranquila, pensé, ya que las risas gruesas y los aplausos de los borrachos no podían ser amortiguados por el suelo de madera.

Abrí la tosca ventana para que Sippore pudiera ir y venir cuando quisiera. Pero ella se contentó con permanecer en el hombro de Séfora. Tirando nuestro bolso sobre una de las camas, le dije: "¿Por qué no bajamos y vemos si podemos hablar con Eglah antes de que ella esté demasiado ocupada con invitados para hablar con nosotros?"

"Me gustaría conocerla," respondió Séfora. No tuve oportunidad de conocerla cuando era niña.

Caminamos por las escaleras, encontramos una mesa desocupada y nos sentamos. Los pocos huéspedes que habían estado allí a nuestra llegada habían desaparecido.

-"¿Puedo ayudarle?" -preguntó una mujer con voz agradable.

-"Debes ser Eglah" -dije-.

"Sí, lo soy", respondió con una mirada de sorpresa. "¿Le conozco?"

"Soy Anava, y ésta es mi esposa, Séfora". Luego señalando a la paloma en el hombro de Sippore, añadí, "Y creo que conociste a Sippore hace muchos años cuando eras niña".

Eglah abrió los ojos y abrió la boca. "¡Sí!" Exclamó. -¿Es realmente la misma paloma? Pero ... ¡eso fue hace más de quince años! ¿Cómo puede ser? ¡Había empezado a pensar que todo era sólo el feliz sueño de una niña desdichada!

Con un rápido aleteo de sus alas, Sippore voló hacia el hombro de Eglah y frotó su pico en su cuello. -"Te dije que era una paloma muy especial" -respondí. -"Entonces te quería, ¿recuerdas? y todavía te quiere".

-¡Oh, yo también te quiero! -dijo Eglah, acariciando ligeramente la paloma. "¡Oh, esto es tan maravilloso!" Mirándonos de nuevo, Eglah preguntó: "¿De dónde eres, y qué estás haciendo en Timnat? ¡Tengo mil preguntas para ti! Fuiste tan amable conmigo cuando lo necesité. Oí a otros decir que eras de una de las tribus de Israel, pero que no nos considerabas enemigos. Dijeron que tu Dios ama a toda la gente de todas las naciones. Pero, ¿acaso no ama cada dios o diosa a su propio pueblo?"

"¡Espera, espera!" Dije. "Una pregunta a la vez, por favor! Somos israelitas de un país lejano. Muchas familias de la tribu de Dan no tenían tierra aquí, porque no fueron lo suficientemente fuertes para desplazar a los filisteos. Así que se convirtieron en gente de mar y establecieron muchas colonias alrededor del Gran Mar Occidental. Con el tiempo, muchas personas de otras tribus fueron con ellos, incluyendo a mis antepasados de Efraín".

"En cuanto al Dios que adoramos", añadió Séfora, "es el Creador de todos los hombres y mujeres en todas partes, independientemente de su nacionalidad o raza. Él ama a todos sus hijos, pero ha escogido revelarse a unos pocos, y los hizo responsables de bendecir a Sus otros hijos".

-"Sí" -continué. "El Creador se reveló a uno de nuestros padres hace muchos siglos y lo comisionó a bendecir a todas las naciones. Hemos sido enviados desde lejos para ser una bendición para los filisteos, así como para los israelitas. Los israelitas poseen escritos sagrados que hablan de esto, pero no entienden su significado. Estamos aquí para impartir una mayor comprensión a aquellos que escuchen y, quizás, para construir una mejor relación entre nuestro pueblo".

"Y nosotros estamos aquí", dijo Séfora, "también para compartir la verdad con ustedes, para que ustedes puedan llegar a conocer al Creador como nosotros".

"Yo quiero conocerlo". Dijo ella haciendo una pausa. "Tengo una pregunta importante para usted. Se dice que el nombre del Dios de Israel es Yahweh", dijo Eglah. "He oído que Él no requiere que ningún israelita sacrifique a sus hijos primogénitos. ¿Es verdad?"

-"Sí, eso es cierto" -dijo Séfora. "Muchos han entendido mal las profecías antiguas y han torcido la verdad. Ustedes saben por los sacerdotes en sus templos que sólo el sacrificio del primogénito puede realmente pagar por los pecados del pueblo. Sin embargo, lo que poco se sabe hoy es que Dios mismo tiene la intención de enviar a Su Hijo primogénito a morir por los pecados del mundo entero.

"¿Qué? ¿Cómo puede Dios tener un hijo?" Preguntó Eglah. -"¿Y cómo podría morir? ¿No sería inmortal?"

-"Te acuerdas" -respondí-, cómo los gigantes, que gobiernan Filistea y otras naciones, fueron llamados hijos de Dios. 18 Descendieron del cielo y convivieron con mujeres terrenales, produciendo gigantes. No fueron autorizados por el Creador a hacer esto, pero sí demuestra que es posible que los seres celestiales produzcan hijos en la Tierra. Sin embargo, el verdadero Hijo de Dios aún no ha venido a la Tierra. Cuando lo haga, se ofrecerá a Sí mismo como un sacrificio voluntario por el pecado del mundo. Como Él será un hombre perfecto, Su sacrificio -y sólo el Suyo- será aceptable para el Creador y satisfará todas las exigencias de la Ley Divina".

"Los israelitas", dijo Séfora, "han sido instruidos para ofrecer sacrificios de animales como una manera provisional de cubrir los pecados hasta que el Hijo primogénito de Dios venga a quitar esos pecados. Los sacrificios de animales son temporales, porque son insuficientes para satisfacer las exigencias de la Ley. Y sin duda, nunca fue la voluntad o el deseo de Dios que ninguna persona ofreciera a su propio primogénito”. 19

"Pero, ¿por qué habría de ser necesario que Dios sacrificara a Su Hijo primogénito?", preguntó con una mirada de perplejidad. "¿No está Él por encima de tal dolor? ¿No ordenaría en cambio a otros que hicieran eso? Después de todo, Él tiene el poder de hacer cualquier cosa, y nosotros sólo existimos para servirle".

"El pecado original de Terrícola contaminó toda sangre en la Tierra", le expliqué. "El alma está en la sangre, 20 y la mortalidad reside en cada alma. 21 La muerte es el gran contaminador del alma, y ningún hombre es inmortal. Por esta razón, la sangre de ningún hombre en la Tierra -ni siquiera la del más inocente de los bebés- tiene el poder de limpiar a una persona. De hecho, ¿has visto a alguien entrar a la inmortalidad después de sacrificar a su hijo primogénito?"

-"No" -admitió Eglah. "Parece que sus almas siguen contaminadas por la muerte".

"Sólo la sangre no contaminada", añadió Séfora, "la sangre que no está contaminada por la semilla de Terrícola, puede limpiar a hombres y mujeres, sus casas, o la Tierra en la que habitan. Por esta razón, una virgen debe concebir un hijo con la semilla del mismo Creador. 22 Solamente este hijo tendrá sangre no contaminada por la semilla del primer pecador, el antepasado de todos nosotros. Sólo Su sacrificio tendrá el poder de limpiar todas las cosas y restaurarnos a la imagen de Dios por la cual fuimos creados".

Mientras hablaba, vi una pequeña semilla de Elyon volar hacia Eglah e implantarse en su oído. Eglah estalló en lágrimas. Fue como si un gran peso hubiera caído de sus hombros, porque en su corazón nunca había sido capaz de conciliar la contradicción inherente de un buen Dios exigiendo sacrificios infantiles. Así que ella creyó en la promesa de Dios, y le fue contado por justicia. 23 Sippore consoló su alma con suaves susurros.

Cuando Eglah fue capaz de recuperar la compostura, dijo en voz baja: "Siempre ha sido mi pesadilla que tendría que renunciar a mi hijo primogénito y ver como era quemado en el fuego. ¡No sabía cómo podría soportarlo! Pero tampoco sabía cómo evitarlo, a no ser permaneciendo sola y no teniendo hijos en absoluto".

-"No tendrás que soportar ese dolor" -le aseguré. "Sansón conoce esta verdad y nunca sacrificaría a su hijo primogénito".

-"¡Sansón!" -exclamó con sorpresa-. "¿Le conoces? ¿Sabes de nuestro compromiso?"

-"Sí" -respondí-, "porque acabamos de llegar de la casa de tu padre, donde hoy se pagó tu dote. ¡Felicidades por tu esponsales!"

-"¿Le dijo mi padre que no me permitió purificarme en el templo de Asdod para prepararme para nuestra boda?"

-"No dijo nada de esto" -le informé-, "pero esta instrucción no me sorprende. Sansón nunca le permitiría perder su virginidad con un sacerdote del templo antes de que él la reclamara como su esposa. Tales ritos de purificación son una abominación para los israelitas y para el verdadero Dios. La suya es una religión que obliga a todos los hombres a casarse con rameras. Este no es el diseño del Creador para el matrimonio".

"Sí", dijo Eglah, "me alegro de oír esto, porque he vivido con el temor de que el sacerdote me impregnara, y que me obligaría a renunciar a mi primogénito para ser quemado como un sacrificio".

-"El dios de Asdod no es un dios de amor, sino de fuerza y violencia" -dije-. "Tales dioses deben ser derribados, no adorados".

-"Recuerdo ahora" -dijo Eglah- "que conociste a Sansón hace muchos años cuando me defendió de Baasha, 24 cuando todavía era un matón".

-"¿Entonces ha cambiado sus costumbres?" -pregunté.

-"Ahora ha crecido" -replicó ella-. "De hecho, él y Sansón ahora son buenos amigos, y Baasha será el Amigo del Novio en nuestra boda".

"Me alegra oír que Baasha ha crecido", dije. "Espero que su corazón haya cambiado también".

Eglah vaciló y se mordió el labio.

"Sí?", dije, mirándola. "¿Ibas a decir algo?"

"Mi corazón está inquieto con respecto a él", dijo lentamente. "No sé qué es, porque él parece bastante agradable. De hecho, antes de que Sansón expresara su interés en casarse conmigo, Baasha le pidió a mi padre mi mano. Le supliqué a mi padre que lo rechazara".

"Eso es interesante", dijo Séfora. "Si te sientes incómoda a su alrededor, podrías tener una vida difícil casada con él. Confío en que Sansón te haga más feliz".

"Yo amo a Sansón", respondió ella, "y creo que él me tratará bien, aunque no sea danita de nacimiento".

"Hemos oído que él te ama mucho", le dijo Séfora.

Añadí, "Hace muchos años, cuando te conocí, si te hubieras quedado más tiempo, también hubieras conocido a mi esposa. Ella vino a buscarme justo después de que tu hermana y tú huyerais. Pero bastaba con que oyeras la voz de la paloma. Tu corazón era puro, y fuiste obediente al soltar tus dos palomas".

-"Sí" -dijo ella. "Sippore me dijo que el Creador tenía necesidad de mis dos palomas. Sin embargo, nunca descubrí el propósito que Él tenía con ellas".

-"Tus palomas acompañaron a Sippore y nos siguieron en nuestro viaje" -le informé. "Fueron usadas más adelante en la curación de un leproso muy miserable. El amor de Dios cambió su vida y le hizo entender la verdadera naturaleza de Dios. Su vida fue cambiada de la esclavitud de la desesperación a la libertad de un hijo de Dios. Se levantó para convertirse en un sabio juez en Israel. Abdón era su nombre".

-"¡Abdón!" -dijo Eglah. "Recuerdo haber oído hablar de él. Nuestros gobernantes tenían gran respeto por él, porque trató a todos los hombres con dignidad y no con odio. Era conocido como un hombre de paz y justicia iguales para todos".

-"Tus palomas cumplieron un gran propósito" -dijo Séfora-. "Muchas cosas grandes son iniciadas por pequeños actos de bondad. Nunca se sabe cómo terminará la reacción en cadena, pero todos tenemos la capacidad de hacer del mundo un lugar mejor. Cuando el mundo haya seguido su curso, y todos estemos en el Juicio Final, la gran mayoría de las recompensas del Creador se dirigirán a aquellos que hicieron pequeñas cosas, actos de bondad olvidados por mucho tiempo, momentos importantes para Dios, pero que nunca fueron recordados en grandes canciones o en las crónicas de las naciones".

Dos hombres entraron en la taberna en ese momento y se sentaron a una mesa, esperando para ser servidos. -"Debo irme" -dijo Eglah-, "pero espero que podamos hablar más tarde".

Notas a pie de página


  1. Levítico 17:11, que dice (literalmente), "el alma carnal está en la sangre".
  2. Baasha significa "malvado" en hebreo.
https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/power-of-the-flame/chapter-3-the-tipsy-tavern/